Servicios de Protección al Adulto (APS) es responsable de investigar el abuso, maltrato, descuido y explotación de adultos mayores o con discapacidades. APS en los hogares ofrece servicios a las personas que tienen 65 años o más, o las que tienen entre 18 y 65 años, tienen una discapacidad y viven en la comunidad (hogares particulares, hogares temporales para adultos, hogares de cuidado para adultos, etc.).

Investigación y valoración

Los trabajadores de APS investigan las denuncias de abuso, maltrato, descuido o explotación para determinar si la situación denunciada existe y hasta qué punto está afectando al adulto mayor o con discapacidades.

El trabajador de casos tiene que iniciar la investigación de todas las denuncias dentro de 24 horas de que el departamento las reciba. Al iniciar la investigación, el trabajador obtiene más información sobre la situación y determina si es necesario intervenir inmediatamente.

El inicio (también conocido como contacto durante las primeras 24 horas) se define como contacto con una persona que tiene información confiable y actualizada sobre la situación.

  • El personal de APS solo investiga en centros para convalecientes cuando se trata de una acusación de explotación monetaria por parte de una persona ajena al centro.
  • Se ofrecen servicios a las personas menores de 18 años si tienen discapacidades y han sido declaradas adultos legales mediante una orden de la corte o el matrimonio.

El trabajador lleva a cabo una valoración exhaustiva de la situación de la supuesta víctima. El propósito de la valoración es determinar la situación de la víctima y sus necesidades. El trámite de valoración le permite al trabajador identificar y tratar las causas fundamentales del abuso, maltrato, descuido o explotación.

Servicios

Cuando se confirma la denuncia de casos en la comunidad y es oportuno ofrecer servicios de protección, los trabajadores de APS proporcionan o coordinan servicios para mitigar o prevenir el maltrato en el futuro. Los trabajadores pueden ofrecer los servicios directamente por medio de un recurso comunitario, o APS los puede contratar a corto plazo, en casos de emergencia.

Los tipos de servicios que se ofrecen son, entre otros:

  • Asistencia financiera para restauración de servicios públicos y alquiler
  • Servicios sociales
  • Servicios de salud
  • Envíos a servicios de curaduría del Departamento de Servicios para Adultos Mayores y Personas Discapacitadas (DADS) de Texas
  • Envíos a otros servicios comunitarios o estatales

De acuerdo con el capítulo 48 del Código de Recursos Humanos, el cliente de servicios de protección tiene el derecho de:

  • negarse a recibir servicios de protección, a menos que esté sufriendo abuso, maltrato, descuido o explotación que ponga en peligro su vida o seguridad física y no sea capaz de aceptar los servicios de protección
  • recibir protección completa y la seguridad que APS puede proporcionar
  • participar en todas las decisiones sobre su bienestar y que le consulten, si puede hacerlo
  • seleccionar la alternativa menos restrictiva para satisfacer sus necesidades
  • rechazar tratamiento médico si va en contra de sus creencias y prácticas religiosas.
  • tener un abogado ad-litem nombrado por la corte para representar sus intereses en cualquier proceso judicial de conformidad con el capítulo 48 del Código de Recursos Humanos

Perfil de un cliente de servicios de protección en los hogares

(todos los nombres de este caso son imaginarios):

La Sra. Gregg ingresó en el hospital con una rotura en el ojo izquierdo ocasionada por un glaucoma sin tratar. Tenía el pelo enredado y la ropa sucia. Tenía heridas en las piernas y las uñas de los pies tan largas que se enroscaban debajo de los pies. La Sra. Gregg vivía con una hija con una enfermedad mental. APS halló la casa llena de cucarachas y había basura por todas partes, dentro y fuera de la casa. Un sobrino, que era representante del beneficiario, estaba explotando abusivamente a la mamá y la hija. APS coordinó, por medio de otras agencias estatales y comunitarias, comidas a domicilio, atención en el hogar, tratamiento médico continuado y depósito directo de los cheques del Seguro Social del cliente, y que la hija aprendiera a hacer cheques y administrar el dinero.